Lunes, 08 de diciembre de 2008

Me encanta saber que tu cintura es mía, que te gusta lo que te digo, que me recuerdas cuando estoy lejos. Ese lejos puede ser dos metros de maldita distancia. Si no te alcanzo ya es lejos. Si no te miro ya no veo. Si no te escucho no tengo oídos para nadie. Si no te toco no siento nada. Si no te beso no sé qué es dulzura.

He pagado con mil lágrimas mi silencio, te has cobrado mis sonrisas y las palabras más bonitas que han salido de mis labios y de cada uno de mis dedos. Ya no puedes escaparte... has entrado y jamás saldrás de aquí... de mi corazón herido.

Gracias por convertirte en lo que no se ha convertido nadie... gracias por ser mi secreto y mi grito eterno. Eres tan perfecta como una gota de lluvia... sólo que no desapareces, que siempre estás aquí.

Has contado conmigo los minutos que dura cada abrazo, has cerrado los ojos, te has dejado llevar y me has enseñado lo más bonito de este mundo: tú. Por eso, me siento afortunada... porque, pase lo que pase, estás conmigo... porque nunca te quitaré lo que te he dado ni podré devolverte lo que me das tú... porque haces que cada instante sea pura magia, puro brillo, sensación infinita... sin más.

Tienes la palabra perfecta para tapar los silencios que no nos apetece escuchar. Tienes la paz que toda la humanidad quiere tener y hacer suya. Tienes todo lo que cualquier persona necesita para vivir.

Gracias por regalarme esta noche... Las horas pueden ser tan breves...
Siempre la guardaré en el recuerdo, pero haz que la reviva a menudo.

Te quiero mucho. Ya lo sabes.


Publicado por EstherM1A9P8P9 @ 19:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
 
Creative Commons License
Mi alma escrita by EstherM1A9P8P9 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.